Cerrar [X]
Volver a portada

Estás en: Actualidad

  • Imprimir
  • Aumentar tamaño de letra
  • Reducir tamaño de letra

Putin: 2009 será 'muy duro', pero Rusia saldrá adelante

El primer ministro de Rusia, Vladímir Putin, advirtió hoy de que 2009 será un año 'muy duro' para los rusos, aseguró que el Gobierno hace todo por minimizar los efectos de la crisis y expresó su convencimiento de que el país saldrá adelante.

AGENCIAS 07.04.2009

El centro de negocios Moscow-City en las orillas del río Moskva.El centro de negocios Moscow-City en las orillas del río Moskva.
En su primer informe sobre la gestión del Ejecutivo a la Duma del Estado o Cámara de Diputados, Putin destacó que su comparecencia ante los legisladores 'sienta una nueva tradición' y 'fortalece el sistema político del país'.

Según las enmiendas constitucionales aprobadas en diciembre del año pasado, el primer ministro está obligado a ofrecer cuentas anuales ante los diputados, trámite que cumplió hoy, por primera vez, el ex presidente y actual jefe del Gobierno.

'El año 2009 será muy duro para nosotros', dijo Putin, quien sin embargo resaltó que los presupuestos generales del Estado serán de desarrollo y todos los programas sociales del Ejecutivo serán cumplidos cabalmente.

El primer ministro recalcó que la crisis económica 'no debe desmoralizar a la sociedad' y agregó que el Gobierno ha destinado 600.000 millones de rublos (unos 1.800 millones de dólares) a programas sociales, en su mayor parte a fondos de pensiones.

Anunció que el próximo año el monto de las pensiones registrará un aumento real del 30 por ciento y enfatizó que las ayudas estatales tendrán como principal destinatario a las personas, y no a las empresas.

Putin insistió en que el impuesto a la renta no experimentará cambios y se mantendrá la tasa única del 13 por ciento, pues la implantación de una progresiva conduciría inevitablemente al pago de salarios en negro.

Recordó que, desde que se implantó la tasa única, la recaudación por concepto de impuesto a la renta se ha multiplicado por doce y supera incluso los ingresos por IVA.

'Todo el mundo nos envidia', dijo el primer ministro, tras señalar que el impuesto a la renta en Rusia es el más bajo en el mundo.

Putin defendió la gestión del Gobierno y sostuvo que las políticas del Ejecutivo consiguieron evitar el colapso de la economía del país.

'La amenaza de hundimiento del sistema bancario ha amainado. Y esa amenaza era más que real y ya tocaba a la puerta', indicó el primer ministro, al explicar las ayudas del Gobierno para 'salvar los ahorros de los ciudadanos y evitar la parálisis de los pagos entre las empresas'.

Los bancos que recibieron ayuda del Estado en cinco meses de crisis aumentaron en el 15 por ciento los créditos al sector real de la economía y los demás lo hicieron en el 7 por ciento, señaló.

'Rusia no podía evitar las consecuencias negativas de la crisis, por cuanto ésta no surgió aquí ni por nuestra culpa, pero afectó a todos', y 'la situación actual en la economía rusa no difiere de las tendencias mundiales', manifestó.

Según Putin, la economía rusa acusó el doble impacto de la crisis financiera, acompañada de la huida de capitales, y de la brusca caída de la demanda de materias primas que exporta el país, ante todo carburantes, con el consiguiente recorte de los ingresos.

'Pero la crisis ha demostrado que nuestras instituciones de mercado y sociales son estables y pueden funcionar incluso en estas difíciles condiciones', dijo.

El líder del Partido Comunista de Rusia, Guennadi Ziugánov, que desde la tribuna de la Duma pidió la destitución de los responsables del área económica del Gobierno, destacó el hecho de que todos los miembros del gabinete acudieran a la Duma y escucharan la voz de la oposición.

'Con este equipo no se puede cumplir ningún plan', insistió Ziugánov, ya a la prensa, en los pasillos de la Duma.

Al mismo tiempo, el líder comunista señaló que el informe de Putin muestra que la jefatura del Gobierno 'desea e intenta resolver los problemas económicos, así como determinar los pasos óptimos para superar la crisis'.
Según Putin, el Gobierno ruso ha destinado 600.000 millones de rublos (unos 1.800 millones de dólares) a programas sociales.