Cerrar [X]
Volver a portada

Estás en: Actualidad

  • Imprimir
  • Aumentar tamaño de letra
  • Reducir tamaño de letra

Rusia inicia la venta de un 7,6 por ciento de Sberbank, el mayor banco del país

El Gobierno ruso quiere captar fondos para evitar posibles ataques de los mercados.

Reuters 19.09.2012

Rusia atrajo el lunes una fuerte demanda de inversores en la venta de una participación en el banco Sberbank por 5.000 millones de dólares, con la que reducirá su participación en la tercera mayor entidad financiera del país y revive un programa de privatizaciones estancado.

La venta de un 7,6 por ciento en Sberbank ha estado suspendida por más de un año por la debilidad de los mercados, pero el anuncio la semana pasada de una nueva ronda de estímulo monetario en Estados Unidos avivó el apetito y abrió una ventana para avanzar con la operación.

"Este fue el mejor día imaginable de los últimos 15 meses para tomar la decisión de ir a los mercados", dijo a Reuters el presidente ejecutivo German Gref, luego de que el viernes los papeles del banco alcanzaron su mejor precio desde abril.

Gref sostuvo que esperaba que los administradores de activos en China, Singapur y Hong Kong, entre otros, mostraran interés en la oferta.

Fuentes del mercado dijeron que el libro de pedidos ya había sido cubierto para la noche del lunes en Moscú, con ofertas por las 1.710 millones de acciones a 93,5 rublos o más -por encima del mínimo de 91 rublos-, lo que valora a la colocación en al menos 160.000 millones de rublos (5.250 millones de dólares).

La venta ayudará a dejar atrás un escollo que ha deprimido el desempeño reciente de los papeles del ex banco de ahorro soviético y que ha llevado a las valoraciones de mercado rusas a operar con un descuento importante en comparación con otros emergentes.

La venta también es una señal a los mercados de que el presidente Vladimir Putin, quien volvió al poder en mayo, está dispuesto a avanzar con las privatizaciones, tras una larga pausa.
Rusia tiene un ambicioso plan para reducir la participación de un 50 por ciento que el Estado posee en la economía para impulsar la eficiencia y el crecimiento, pero un superávit presupuestario derivado de los altos precios del crudo ha llevado al país a ser reticente a vender sus tenencias a bajos precios.