Cerrar [X]
Volver a portada

Estás en: Actualidad

  • Imprimir
  • Aumentar tamaño de letra
  • Reducir tamaño de letra

El consumidor ruso paga dos o tres veces más que el europeo por la misma prenda de ropa

¿Por qué la ropa importada a Rusia se encarece tanto?

ExportaRusia - Forbes Russian 23.06.2010

Según las encuestas sólo el 5% de los consumidores rusos compran ropa o calzado durante sus viajes al extranjero. La mayoría de los rusos prefiere adquirir ropa “en su casa”, pagando muchas veces el doble o el triple.

¿Por qué las prendas de la misma marca son más caras en Rusia que en Estados Unidos o en Europa?

A esta pregunta ha intentado contestar la redacción rusa de la revista Forbes.

La mayor parte de la ropa y del calzado que se vende en Rusia procede de la importación. La ropa de fabricación nacional ocupa sólo el 20% del mercado.

La revista cuenta las experiencias de una compañía rusa que, con una facturación anual de alrededor de 60 millones de dólares EE.UU., fabrica su ropa en China y luego la distribuye en 120 tiendas rusas.

La ropa de diseño propio de la compañía se elabora en la provincia de Guandun (China). Allí fabrican sus prendas también Zara y H&M. El precio de fábrica de una falda es de 5 dólares. El gasto logístico para traer la prenda a Rusia supone un 12%. En la frontera la prenda encarece un 40% (es el impuesto aduanero de un 20% más el 18% del IVA). Luego a la prenda se le añade un 300% en la tienda, así que el precio de la falda ha crecido hasta los 31 dólares (895 rublos).

Por supuesto, la multiplicación del precio inicial por cuatro puede parecer un negocio muy bueno, escribe la revista. Pero aún puede ir más allá. En las tiendas moscovitas de Zara se pueden encontrar faldas por un precio de 1499 rublos (49 euros).

Los vendedores dicen que el precio final está totalmente justificado. La compañía anteriormente citada, gasta una tercera parte de sus ganancias en el alquiler de las tiendas. La revista pone un ejemplo: en Dusseldorf el alquiler un m2 en los centros comerciales sale por 35 euros, y en una ciudad rusa media, por 180-200 dólares EE.UU.
Las marcas europeas prefieren no arriesgarse y salen al mercado ruso utilizando esquemas de franquicias. Son, por ejemplo, C&A o M&S. Las marcas que desarrollan su negocio en Rusia de forma independiente son pocas – por ejemplo, Adidas, Inditex, H&M, Benetton.

Sin embargo, el comprador ruso está dispuesto a pagar un precio elevado por la ropa de marca. Para muchos es una cuestión de prestigio. Sólo en los últimos años los gustos del consumidor han sufrido un cambio. Parece que la gente está dispuesta a ahorrar. Y como la situación en el mercado ruso no cambia, los rusos que prefieren marca intentan comprarla en el extranjero. No todos pueden ir cada fin de semana a Londres, pero muchos recurren a los servicios de intermediarios que traen en sus maletas las novedades de las tiendas europeas.