Cerrar [X]
Volver a portada

Estás en: Actualidad

  • Imprimir
  • Aumentar tamaño de letra
  • Reducir tamaño de letra

Los tres perfiles más corrientes del automovilista ruso

La agencia informativa RBK (Rusia) analiza los resultados de las encuestas de un portal automovilístico ruso y saca sus conclusiones.

ExportaRusia 28.04.2009

Los automobilistas rusos han hecho su propio autorretrato.Los automobilistas rusos han hecho su propio autorretrato.
A muchos psicólogos les encanta de vez en cuando hacer retratos de un ciudadano típico de uno u otro país. Dependiendo del nivel de preparación del especialista y, a lo mejor también del humor en el que se encuentre el experto, la imagen puede salir cómica o triste. O no tener nada que ver con la realidad. Independientemente de los factores mencionados, está claro que la imagen de un ruso en general es la de un hombre sin afeitar y con aliento de borracho, con un gorro ruso, con balalaika y con un oso atado con una cadena.

Pero a nosotros nos interesa más la imagen del automovilista ruso. En este sentido, por cierto, los expertos extranjeros se muestran bastante listillos, ya que entienden que si hueles a alcohol, pero te sobra el dinero, el problema se puede resolver. Pero claro está, el oso no sería el mejor copiloto, ni siquiera cabe en un coche cualquiera. Por eso el conductor ruso para los de fuera es un hombre fuerte y agresivo, que conduce un todo terreno caro y grande de color negro, con la cadena de oro en el cuello y con demás atributos de una buena vida.
Siguiendo las múltiples encuestas para un gran círculo de conductores que había hecho el portal AutoNews.ru, nosotros podemos hacer un retrato del automovilista ruso medio. Con sus respuestas a las preguntas hechas por el portal, los rusos, en realidad, han hecho su propio autorretrato.

Los aburridos
El automovilista ruso más corriente es una persona que prefiere coches alemanes y que está dispuesto a pagar por un litro de gasolina no más de 12 rublos* y gastar al mes para la gasolina no más de 5000 rublos. El volumen del motor ideal para él es de 1,3 a 1,6 litros. Según su opinión, en tiempos de crisis hay que comprar coches cuyo precio no suba más de 700.000 rublos, o no comprar nada, y la noticia del año más importante para él sería la bajada de ventas de coches en todo el mundo. Si él dispone de 15.000 dólares, prefiere comprar un coche nuevo de fabricación nacional. Piensa que el GPS en el coche sobra, y que la televisión se puede aprovechar sólo en el parking. Piensa que es buen conductor, porque infringe las normas de circulación no más de una o dos veces al día, mientras que los demás lo hacen sin parar. Piensa que para moverse por la ciudad la mejor opción es el transporte público, pero coge el coche para ir a su dacha**, gastando un par de horas para el viaje. Si de repente pilla un atasco, su mejor pasatiempo durante la espera sería hurgarse las narices.

Los ahorradores
Otro tipo de automovilista ruso es uno que quiere tener mucho en la vida, pero no está dispuesto a pagar por ello. Su coche preferido es un hatchback japonés. Está dispuesto a comprar gasolina cuyo precio no pase de 15 rublos el litro, y gastar en ello no más de 6.500 rublos al mes. El volumen del motor ideal es para él de 1,7 hasta 2 litros. Considera que este año no hay que comprar un coche, y si lo compra es porque quiere cambiar el suyo viejo por uno nuevo. Lo que más le conmovió en 2008 es que la industria automovilística estadounidense se acercó al estado de bancarrota. Constantemente utiliza el GPS, pero no acepta el televisor pensando que es una función absolutamente inútil. La característica principal de un buen conductor para él es la tranquilidad, nunca comete una infracción. Para poder ahorrar dinero para sus demás pasatiempos prefiere desplazarse andando. Incluso más, su afán por ahorrar le ha llevado a tal extremo, que en un atasco no hace absolutamente nada, supuestamente porque le da pena gastar sus propias energías.

Los vivarachos
El tercer tipo popular es el automovilista que simplemente disfruta de la vida. Prefiere los todo terreno franceses. Está de acuerdo con el precio de la gasolina: hasta 20 rublos un litro. No le molesta gastar la gasolina, hasta 10.000 rublos al mes, porque le gustan los coches con el motor de 2,1 hasta 3,0 litros. Una decisión ideal para el año 2009 sería la compra de un coche de segunda mano hasta 700.000 rublos. Si ya tiene un coche en el garaje, no pasa nada, se puede comprar uno más. Lo más impactante del 2008 para él fue la subida de las multas de tráfico. La razón debe ser que a partir de allá su costumbre de disfrutar de la vida le sale más cara. Siempre utiliza la televisión, pero no confía demasiado en el GPS, dando preferencia a un mapa. Piensa que para un conductor lo principal es tener cuidado, pero él mismo comete tantas infracciones que ni se da cuenta. Prefiere desplazarse por la ciudad con el coche, observando en los atascos a los demás conductores, valorando mientras tanto su estilo y comportamiento.

*1 euro = aprox. 45 rublos
** Una dacha es una casa de campo, habitualmente de una familia.