Cerrar [X]
Volver a portada

Estás en: Actualidad

  • Imprimir
  • Aumentar tamaño de letra
  • Reducir tamaño de letra

El mercado ruso tiene ahora aún más atractivo que en 1998

Los productores extranjeros van a pelear por introducirse en Rusia.

ExportaRusia 18.04.2009

La bajada de la demanda ha afectado las importaciones en Rusia pero la situación va a cambiar.La bajada de la demanda ha afectado las importaciones en Rusia pero la situación va a cambiar.
En los inicios de este año, según las estadísticas de la aduana rusa, los volúmenes de los productos de alimentación importados se han reducido en un 23,8%. Se supone que la principal razón es la devaluación del rublo, pero no es todo tan sencillo. En el mercado mundial los precios de muchos productos de los que depende Rusia, están bajando. Los precios en dólares fijados por la aduana rusa están actualmente incluso más bajos que hace un año (un 0,6%). La principal diferencia de la situación actual con respecto a la del año 2008 hay que buscarla en la bajada de la demanda. Este factor afecta de forma igual a los productores rusos y extranjeros. Actualmente, para conquistar al consumidor tiene importancia no sólo el valor del rublo, sino también los volúmenes del negocio y la facilidad de obtener créditos bancarios.

La cesta del consumidor, más pobre
Los consumidores rusos tienen cada vez menos dinero. En enero-febrero los ingresos de la población se han reducido un 7,2% y la gente está mentalizada para ahorrar. Según el Ministerio Ruso de Industria y Comercio, los volúmenes de venta de los comercios han bajado en febrero del año 2009 un 2,1% comparando con el mismo mes del año pasado.

En el estudio realizado por la compañía Romir Panel, en enero-febrero el 15% de los consumidores han quitado de su cesta los zumos, el 12% la mantequilla y el 6% la cerveza. Los expertos indican el crecimiento del consumo de macarrones, patata y conservas. Son los productos que pertenecen al llamado “surtido social”.

Está claro que al consumidor le pueden interesar los productos de procedencia nacional que supuestamente están más baratos.

Menos producto
Sin embargo, la industria agroalimentaria en Rusia también sufre las consecuencias de la crisis. Los volúmenes de la producción han caído en enero-febrero un 3,7%. Por otro lado, aumentar la producción no tiene sentido por una sencilla razón, la baja demanda del consumidor. Asimismo, desde la Unión de productores cárnicos pronostican que en 2009 los rusos consumirán los mismos volúmenes de carne que en los años 2006-2007. Esto significa una bajada valorada en un 15-17% comparando con el año 2008. Según el Instituto de estudios de la economía agraria el 36% del total de productos de alimentación consumidos en Rusia son importados. Se importa un 40% de todos los productos cárnicos, un 42% de azúcar y un 20% de productos lácteos.

En el sector de la carne, los productores avícolas son los más privilegiados. Por un lado, en este negocio las inversiones se recuperan más rápido. Por el otro, el consumidor ahora prefiere la carne del pollo que es más barata comparándola con la de cerdo o de ternera.

Los agricultores, a sobrevivir
La crisis ha pillado a los agricultores rusos en la fase de crecimiento, - en los últimos años se han producido importantes inversiones en el sector agrícola. Parece que el sector estaba preparado para la crisis. Por lo menos, esto se puede decir sobre las compañías grandes, aunque algunas de ellas sufren problemas de financiación. Es el caso, por ejemplo, de Miratorg que ocupa el 14,1% en el mercado nacional de la carne de cerdo y el 10,5% en el sector avícola. Actualmente, Miratorg está negociando con los bancos rusos un crédito de 1,36 mlrd de rublos para acabar la construcción del complejo porcino en la región de Belgorod.

Sin embargo, los agricultores se sienten de algún modo apoyados por el gobierno ruso. En el listado de empresas estratégicas a las que se les garantiza el apoyo estatal, están incluidos 32 productores agrícolas que necesitan 300 mlrd rublos de créditos bancarios. De estos 300 mlrd, 217 se van a avalar por el Gobierno ruso.

Mercado atractivo
Mientras tanto ya se habla del “próximo despertar” de las importaciones. Los importadores rusos se van a apoyar en sus colaboradores extranjeros que tienen más dinero y pueden conseguir créditos más baratos. Por lo menos, parece que esto va a pasar con las importaciones de bebidas alcohólicas. Actualmente, el mercado ruso tiene aún más posibilidades que en el año 1998, y los exportadores extranjeros están dispuestos a pelear por ello, - comentan varios expertos.